Trabajar, sólo si encontramos la satisfacción (y 2)




A quien le guste planificar, debe saber que cada paso es la meta en sí, porque se está plenamente presente, de lo contrario, el trabajo resulta disperso e ineficaz.
Cuando surgen problemas es necesario saber utilizarlos para extraer de ellos alguna enseñanza, no compadecerse ni derivar a los otros nuestra responsabilidad. Por ello, un trabajo debe ser elegido cuando tenga significado, cuando no obligue a ser y actuar como una máquina. De lo contrario, puede ser que para lograr otro, se necesiten cambios que obliguen a alejarse de la seguridad, prestigio o abundancia, hacia una relación positiva y acorde con un coherente papel de servicio. Un trabajo hecho sin apego y al servicio de los demás, puede transformarse en una herramienta que nutra y enriquezca la vida.

En la actualidad sólo se tratan de evitar los accidentes del trabajo, cuidar el cuerpo. Un buen trabajo debería cimentarse en los intereses fundamentales del individuo, a través del conocimiento y no el promovido por el utilitarismo. El mismo que acelera el ritmo en el trabajo, altera la concentración, cuando se mantiene con obstinación se transforma gradualmente en un vicio destructivo. Nuestros éxitos pasados, nuestros hábitos de trabajo han favorecido la crisis de la economía actual. Es difícil cambiar lo que uno desea y necesita, porque es muy fácil negarse a asumir la responsabilidad del propio crecimiento personal.

Si elegimos cambiar, adquirimos confianza en nosotros mismos porque nos transformamos en ejemplo para los que nos rodean. Aprendemos a enfrentarnos con confianza y aceptamos que siempre tendremos problemas, porque tenemos poco control sobre muchas cosas. Pero también debemos conocer la calidad de las emociones y sentimientos que nos embargan, para conocer el resultado de nuestras acciones.

Nuestra comprensión de las cosas se manifiesta en la forma en que vivimos, si observamos nuestro cuerpo, nuestros pensamientos y nos detenemos, podemos comprender. Este es un camino de tranquilidad. Si aprendemos a estar tranquilos y en paz, nuestro trabajo será un medio eficaz para expresarnos.

Comentarios

Entradas populares