¿Es el Coworking una innovación disruptiva?

Una mañana del mes de junio, se presentó en Gracia Work Center de Barcelona, Carsten Foertsch  identificándose como periodista de la revista alemana  Deskmag especializada en espacios de coworking.
Estuvimos charlando, hablamos de sus experiencias en el resto de Europa, y de su interés por conocer las iniciativas de coworking en la ciudad. Me hizo algunas interesantes observaciones que deseo compartir.

 Al 93% de coworkers en Europa les gusta su espacio de trabajo, justificado con estas afirmaciones:

El 88% de coworkers de la Unión Europea se sienten más motivados y productivos desde que están en compañía en un espacio de trabajo.
El 87% disfruta de una mejor interacción con los demás. De los que la mayoría han tenido, al menos 7 conexiones vitales en 2 meses.
Hasta abril de 2011 había 754 espacios de coworking en todo el mundo; el doble que hace un año.
El 44% de los coworkers reportan mayores ingresos desde que se instalaron en un espacio, frente al 3% que registró pérdidas.
El 65% son freelancers o emprendedores, principalmente trabajando en industrias creativas.

El auge que está tomando este nuevo modelo de trabajo, me lleva a preguntarme si estamos frente a una opción a  tomar en cuenta, o por el contario, no es más que un paso intermedio hacia otra manera de crear trabajo.
Un modelo alentado desde poderes públicos, que no ha cumplido las expectativas más allá de la semilla inicial. La iniciativa privada, a base de gestión e imaginación, está ofreciendo al mercado los factores productivos imprescindibles para la creación de pequeñas iniciativas que más tarde se convertirán en empresas, o no. Pero en el camino unos y otros contarán con experiencias vitales imprescindibles para lograrlo.
Para acabar, una innovación disruptiva es aquella que es capaz de dejar de lado ventajas competitivas que han quedado obsoletas por la irrupción de esta en el mercado. Parece difícil imaginar que el coworking sea una verdadera opción de crear trabajo. Tan solo hay que darle tiempo.

Como dice Carsten, por el momento el coworking debe entenderse como una respuesta creativa a la crisis.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares